Bárbara demostró que no hay imposibles para lograr objetivos


Viernes 20 de Enero de 2017 | Comunicaciones ACYM

Testimonio de Barbara Valdes

Es sorda, pero gracias a su garra y esfuerzo logró titularse de diseñadora gráfica en el Duoc UC, además, planea seguir formándose en lo académico.

A las 11 semanas de gestación, el panorama para Bárbara Valdés no era alentador. Su madre se contagió con rubéola, lo cual hacía inviable el embarazo. "Habían demasiados riesgos, aparte de la sordera, podría nacer con problemas cardiacos, microcefalia, ceguera o deficiencia mental. Gracias a Dios solo nací sorda, tengo "0" audición en el oído izquierdo y restos auditivos en el derecho, pero que no me permiten escuchar", cuenta la sampedrina, quien, pese a la situación de discapacidad en la que se encuentra, pudo sortear los obstáculos y titularse recientemente como Diseñadora Gráfica en Duoc UC.

-¿Cómo ha sido sobrellevar esta situación en tu vida?
"Ha sido muy difícil, porque hace muy poco tiempo que se empezó a hablar de inclusión y que existiera una ley N 20.422, art. 34 y 36 que apoya a los sordos, antes no había apoyo en ninguna parte y menos podríamos tener un intérprete, el rechazo, la indiferencia, la falta de comprensión hacia todo de mí. Aprendí a hablar, y a comunicarme, con lengua de señas que es mi idioma materno, aun así, los oyentes no entienden lo que digo, no están acostumbrados, pero lucho por darme a entender".

-Recién egresaste de tu carrera profesional ¿cómo fue estudiar? ¿Cómo te ayudaron con las clases, materias...?
"Las primeras reacciones al querer estudiar fueron de poner barreras, porque no conocían la ley, y pienso que les daba miedo enseñarle a una sorda. Fue difícil, porque no tenía intérprete y los profesores no sabían cómo enseñarme, algunos pensaban que porque leía los labios tenía la capacidad de entender y comprender de todo, afortunadamente hubo profesores y el director de carrera Pablo Briones que fueron de gran apoyo y desde el 2 semestre conté con la ayuda de un intérprete. Es muy difícil entrar al mundo de los oyentes, se sufre de mucha discriminación, de mucha soledad, y tienes que ganarte con mucho esfuerzo la confianza de tus compañeros, porque la mayoría piensa que somos 'tontos'".

-Sus sueños
Si tuviera que definirse, Bárbara dice que es una joven luchadora, porfiada o persistente. "Me gustan los desafíos, me gusta aprender, soy alguien que se adapta a las situaciones, y a las personas, soy muy comunicativa y amistosa, soy una joven creyente en Dios, y la fuerza que necesito para salir adelante la obtengo de mi fe en él. No estaría aquí si no fuera porque Dios me ha ayudado en todo". Para ella no hay imposibles, ya que ahora quiere seguir en Educación Diferencial para ayudar a los niños sordos o con cualquier otra discapacidad. Su idea es entregarles su experiencia y ser un apoyo en la educación.
Bárbara Valdés es miembro de San Pedro de La Paz ACyM La Estrella

Fuente: Diario La Estrella de Concepción, 27 de diciembre 2016




Ver testimonios publicados