Pastor Juan Carvallo Peña, 39 años de servicio al Señor en la iglesia nacional


Martes 04 de Abril de 2017 | Comunicaciones ACYM

"El ministerio pastoral no es pensar en miel sobre hojuelas, más bien es una vida de renuncias diarias para que Dios forme nuestro carácter de acuerdo a su perfecta voluntad"

Pastor Juan Carvallo peña, 39 años de servicio al Señor en la iglesia nacional

Nací en la ciudad de Valdivia el 2 de Julio de 1942 en un hogar que no era cristiano, mis padres fueron Juan Carvallo Ruiz y Juana Peña, más tarde, felizmente, ellos se convirtieron a Cristo. Mis hermanos son: Lucila, Heriberto, Eliana, Nelson y Víctor. Mis primeros pasos en la iglesia fue a los siete años llevado por mi hermana Lucila a la Iglesia Alianza Nacional en el barrio Collico, siendo mi primer Pastor el Rev. Vital Sanhueza Jara, quién además fue el primer presidente de la ACyM Chile.(1928). Después del terremoto en el año 1960, por cambio de domicilio, me permitió integrarme a la Alianza Cristiana y Misionera en calle Picarte N° 1765, lugar donde Dios me permitió desarrollar mis talentos con la Juventud Luz y Vida, la Escuela Dominical, el Coro Nuevas de Gran Gozo y el Cuarteto Luz y Vida.

No recuerdo exactamente cuando fue el día de mi conversión, lo que tengo seguro es mi salvación desde el día que acepté a Cristo como mi Salvador personal, siendo bautizado en 1966 por el Pastor A. Paillamilla. Luego de tener una comprometida vida de servicio en la iglesia, ya casado con mi esposa Gloria y nuestro primer hijo Mauricio Alejandro, trabajando por más 13 años en un prestigiosa empresa de Valdivia, asistimos al campamento familiar de Linares, lugar donde el Señor me llamó para ir al ministerio en febrero de 1974.

Mi permanencia en el Seminario Teológico de Temuco fue realmente estresante, no conocía ese estilo de vida. De vivir holgadamente en una casa con todas las comodidades más que necesarias, a vivir en un gallinero abandonado por muchos años en calle Trizano, una experiencia tal como la declara el salmista en el salmo 23; "Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento".

Gracias al Señor pude salir airoso en todas las difíciles circunstancias que me tocó vivir junto a mi amada esposa e hijo, para finalmente graduar del seminario con título de Bachiller en Teología en 1977.

El que halla esposa halla el bien, y alcanza la benevolencia de Jehová.

En relación a mi matrimonio, puedo decir que he sido un hombre extremadamente bendecido por Dios por la mujer que me dio como esposa, amada y graciosa. Proverbios 31:10 y 11 a la letra dicen así: "Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias". Así no más fue, ella viajaba al culto a la Iglesia del Señor y yo iba a la Alianza, subió en la misma micro que yo viajaba, fue suficiente un "gesto" y el domingo ya estaba en culto de la Alianza, porque además se enteró que yo cantaba en el Cuarteto de la Iglesia, de eso ya van 50 años y cumpliremos 49 años de feliz matrimonio.

Pastor Juan Carvallo peña, 39 años de servicio al Señor en la iglesia nacional Con relación al rol o ministerio que ella ha desarrollado dentro de la Iglesia Nacional, solo me limito a decir: gracias Señor por la gran mujer que me diste como compañera idónea en el santo ministerio, el resto es de todos sabido, con mucha humildad lo digo, pienso que ha cumplido a cabalidad lo que Dios le encomendó dentro de la obra.

Una vez egresados del ITT en 1977, fuimos designados a la Iglesia de Constitución, posteriormente las Iglesias de Villa México en Maipú, I de Talca, Villa Frei (Ñuñoa) I de Victoria, I de Lebu con un gran ministerio, iglesia de Curicó y finalmente la amada Iglesia de Chillán. En todos los lugares que tuve el privilegio de pastorear, con excepción de la Iglesia de Ñuñoa, tuve el alto privilegio de presidir los Consejos Pastorales Comunales, Provinciales y Regionales, como es el caso en la VIII Región del Bío-bío.


"Fuimos llamados para servir y no para ser servidos"

Al concluir esta breve reseña quisiera decir a mis consiervos recién comenzando el ministerio pastoral lo que Jesús nos enseñó: que fuimos llamados para servir y no para ser servidos. El ministerio pastoral no es pensar en miel sobre hojuelas, más bien es una vida de renuncias diarias para que Dios forme nuestro carácter de acuerdo a su perfecta voluntad. El Pastor tiene sus ideas y metas claras, es verdad, tiene que estudiar la palabra, orar y visitar, los tres ingredientes que le ayudarán a ser eficaz en su ministerio.

Cuando la iglesia no cuenta con los elementos y los medios necesarios para cubrir todas las demandas que la obra requiere, el Pastor debe convertirse no solamente en un Pastor de escritorio, como en mi caso personal, muchas veces hay que ser; pintor, carpintero, mueblista, gasfiter, jardinero, etc. Esto no rebaja su calidad de pastor, al contrario, recibirá el reconocimiento aún de la gente fuera de la Iglesia o de la comunidad donde vive.

Finalmente expresar mi profunda gratitud a mi Señor y Salvador por el privilegio que me otorgó al incluirme dentro del ministerio pastoral por espacio de 39 años, a mi amada y querida esposa Gloria, a quién Dios en su infinita bondad y misericordia usó para ser la mujer de excelentes valores para realizar la tarea encomendada, a mis hijos; Mauricio Alejandro, Carolina Eunice y Juan Gabriel por la bendición que ellos fueron al llegar a nuestro hogar y ser parte de este bendecido ministerio, teniendo como recompensa que uno de ellos esté ocupado a tiempo completo en el ministerio pastoral en México.

A Dios sea la honra, la alabanza y la gloria para siempre. Amén

Pastor Juan Carvallo peña, 39 años de servicio al Señor en la iglesia nacional *El pastor Juan Carvallo Peña sirvió en la Iglesia nacional por 39 años junto a su esposa Gloria Alveal, quien fue presidenta de la Unión Femenina Nacional. Pastorearon las iglesias de Constitución · Maipú · 1ª Iglesia Talca · Ñuñoa, Santiago · 1ª Iglesia Victoria · 1ª Iglesia Lebu · Curicó · Chillán. Se acogieron a retiro ministerial el año 2016, siendo despedidos a principios del año 2017 por la Junta Ejecutiva.





Ver testimonios publicados