Historia de un Servidor: Vivencias de un anciano pastor


Viernes 17 de Febrero de 2017 | Comunicaciones ACYM


Antes que te formase en el vientre​ ​te conocí, y antes que nacieses te​ ​santifiqué, te di por profeta a la​s ​naciones​. Jeremías 1: 5
Historia de un Servidor: Vivencias de un anciano pastor

​En el año 1969 inicie mis estudios en el Seminario Teológico de Temuco, en ese entonces I.T.T. Después de 4 años de estudios y arduo trabajo para sostener a mi familia egresé en el año 1973. Postule al ministerio pastoral en el Distrito Norte, pasaron largos 6 meses con nuestras cosas embaladas y viviendo de allegados esperando un lugar definitivo para ejercer el ministerio, hago mías las palabras del salmista cuando dice: "Pacientemente esperé a Jehová..."

Por fin llegó la noticia de nuestra designación, habíamos sido destinados a una naciente congregación en la comuna de Cerrillos (Villa México) con mi esposa y tres hijos llegamos a vivir a una casa a medio construir y un templo en construcción, era el mes de Mayo de 1974, con una lluvia torrencial similar a las del sur.

Nuestro primer contacto con la congregación fue en un culto de domingo en un modesto salón, cuyos asientos eran unos tablones puestos sobre ladrillos y el púlpito era una ruma de ladrillos con un tablero tapado con una carpeta. En los dos primeros años con gran esfuerzo logramos terminar e inaugurar el templo donde recibí mi ordenación como pastor de la ACyM.

En el año 1977 nació nuestro cuarto hijo. Los siguientes dos años se dio término a la casa pastoral, fueron años muy difíciles, tiempo en que fuimos testigos de la fidelidad de Dios para sostenernos y levantar una iglesia pujante y reconocida en la comunidad. Después de 6 años de trabajo y habiendo dejado una iglesia establecida, fuimos trasladados a Concepción, allí nos encontramos con una iglesia que había sufrido un sismo provocado por un movimiento de renovación carismático que la dividió, un grupo de hermanos nos recibieron, asumimos el desafío de fortalecerles y con la ayuda y bendición del Señor se logró el desafío y en seis años de trabajo la iglesia duplicó su membresía, además de grandes logros económicos.

En el año 1987 llegamos a Valdivia a la primera Iglesia, ellos también habían sufrió una crisis, tuvimos que trabajar para la sanidad y restauración de la iglesia lo que con la ayuda del Espíritu Santo se logró y la iglesia superó esa etapa y logró un maravilloso crecimiento y despegue económico, todo esto en corto período de 3 años, ya que por razones de salud salimos de la ciudad dejando una iglesia que superaba los 300 miembros.

Regresé a Concepción para un segundo período, el Señor nos bendijo grandemente, conocíamos a la gente lo que nos permitió trabajar mejor siendo apoyados por los hermanos, en este período el Señor nos bendijo de manera excepcional: espiritual, cuantitativa y materialmente todo esto para la gloria del Señor.

El año 1999 llegamos a la primera iglesia de Santiago con importantes desafíos: recuperar el rol protagónico que ésta iglesia había tenido históricamente, lograr adquirir el edificio de Bustamante 56, terminar el templo en su nave central y alcanzar un desarrollo espiritual y numérico de la iglesia, gracias a la gran bendición de nuestro buen Dios todos estos desafíos fueron alcanzados.

Al voltear la mirada y ver a nuestros hijos involucrados en la obra, no podemos menos que decir: "Grandes cosas ha hecho el Señor con nosotros". El éxito del ministerio pastoral depende de factores muy importantes que debemos tener presentes: Estar siempre dispuestos a hacer la voluntad del Señor, sin buscar beneficios personales, teniendo en cuenta que El "honra a los que le honran". Debemos estar siempre cercanos a los hermanos, con la clara disposición a servirles como lo hizo nuestro maestro, siguiendo su ejemplo. Al terminar este testimonio tomo las palabras del apóstol Pablo: "He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe."

Tomado de la Revista Salud y Vida, Diciembre 2015

Escrito por Luis Arriagada, Pastor retirado de la ACyM, Chile



Ver testimonios publicados